lunes, 15 de abril de 2019

No me busques es sinrazón.

No me busques en el Centro. Pocas veces permanecemos centrados, más bien descentrados andamos y caminamos. Perdidos. Por eso buscamos, por eso anhelamos.

No me busques en la Izquierda. No soy zurdo. El rojo me gusta pero no me pone. Porque soy católico me confunden cuando al prójimo atiendo. Más no es banderia, ni ideología, que es caridad.

No me busques en la Derecha. Abandoné ese camino hace años. Lo conozco y no me place. No es España mi tormento. Que lo son sus gentes y lamentos.

No me busques. Sólo para. Detente. Respira. Contempla. Ora. Mira. Y entonces en el camino encontrarás a todas y todos lo que como tú y como yo cansados de las ideologías nos hemos mudado de la razón al corazón. Ahí vivimos y ahí estamos.

No me busques, es sinrazón. Sólo para, detente, respira, contempla, ora, mira...que ya estoy a tu lado en tu corazón.

domingo, 7 de abril de 2019

EL VOTO DE LA VIDA

Este año lo tengo claro a nivel municipal y regional. Cómo meros gestores de la administración cercana concilio bien mis valores con la gestión de alguno de los partidos que se presentan en las elecciones municipales y regionales.

El problema se presenta en la Europeas y Nacionales. Ahí mis valores no se ven representados. Y ningún partido cuenta con mi confianza.

La pregunta obligada es: ¿cuáles son mis valores?

En principio basta con el primero. El concepto de vida.

Para los partidos políticos y las ideologías imperantes es un Derecho. Cómo tal disponible, como tal regulable. De ahí nacen derechos como al aborto, la pena de muerte o la eutanasia.

Para mí es un PRESENTE, un regalo, que se me hace cada día y del que no dispongo de los mecanismos para crearlo sólo para destruirlo.

Creo en Dios como Sabiduría, Fuerza y Poder generador de vida en todo el Universo en todas sus millones de formas.

Si en algún momento de mi vida estoy en la tesitura de tener que elegir entre la vida o la muerte de alguien, entonces aplicaré mi conciencia y tomaré una decisión que incluso, contempló pueda ser contraria a los valores, soy humano.

Pero ante el "deber ser" tengo, HOY, que ser coherente con mis valores y decir NO a las ideologías y partidos que no los defienden.

Mi voto para las elecciones Generales y Europeas será secreto como el de todos los españoles pero lo tengo muy claro, como blanco y en botella.

La vida en el voto. Voto por la vida.

domingo, 24 de marzo de 2019

UN MILAGRO

Ayer domingo con varios miembros de la Cofradía de la Virgen de la Esperanza me reunía en una tertulia.

Caímos entonces en la cuenta de la importancia de la Semana Santa de Peñaranda y concluimos que no existe en el pueblo movimiento social de tal dimensión.

Que desde 1944 que desfilaron unas decenas de cofrades hasta casi los mil que desfilan el Viernes Santo el milagro de la Semana Santa ha pasado desapercibido para propios y extraños.

Per capita puede ser una de las Hermandades más grande de España,  con más de 1.200 cofrades en una población de seis mil habitantes, más los miembros de la familia que sin cofrades  de pago rodean a cada uno de ellos.

Logra que al pueblo vuelvan sus hijos en unos días para participar en las Procesiones y hacerlo padres con hijos y nietos.

La Procesión de la Vela es  el evento familiar más destacado de todo el año no hay otro en el que padres, abuelos, hijos y nietos participen juntos.

Peñaranda cuenta con una expresión de religiosidad popular que ha crecido exponencialmente en medio de una fuerte secularización de la sociedad.

Si los Trascendentes según la Doctrina Cristiana son la Belleza, la Verdad y la Bondad, el pueblo de peñaranda no llenará las Iglesias para escuchar la Verdad y tal vez tenga sus faltas en la práctica de la Bondad, pero lo que está claro que ha escogido la Belleza como expresión de su espiritualidad.

Recomiendo la lectura de la reflexión que hago en el Programa de la Cofradía de la Preciosa Sangre sobre y que titulo

LOS ATEOS DEL SIGLO XXI
Los protagonistas de la PASIÓN DEL MAESTRO DE NAZARET,
Algo está ocurriendo desde hace años en Peñaranda, un fenómeno religioso y espiritual al que pocos prestan atención y que constituye todo un milagro en pleno siglo XXI

domingo, 3 de marzo de 2019

Hordas y Falanges

Fui educado como un "Flecha".
Se lo que es cantar El Cara al Sol y el Himno de la Legión. Izar y arriar la bandera.

Dicen que la historia se repite si no hemos aprendido la lección y tengo la sensación de que vamos a asistir a una remix de una etapa histórica no superada.

Escuchar como se reúnen jóvenes en discotecas para cantar y otros toman la calle para reivindicar, en ambos casos, un modelo político, me puso en la alerta de que todo me sonaba de algo.

Si nuestros jóvenes se limitan a tomar las consignas políticas de sus padres para seguir adelante aún no hemos salido de la zona de confort ideológica que nos ha arrastrado durante décadas al enfrentamiento por la división, profunda sima, que separa los polos opuestos.

La integración, la cooperación, la colaboración están siendo apartadas, para que vuelvan a tomar valor la división, la separación, la rivalidad.

Si somos UNO como anuncia el Maestro de Nazareth o Buda toda separación de este paradigma de vida conduce siempre al mismo sitio, al caos, la división.

¿Se vuelven a formar Hordas y Falanges dispuestas a enfrentarse?

En el ámbito de la mujer vemos cómo se levantan divisiones, dualismos irreconciliables que generan enfrentamientos y tal vez ¿"Pasionarias"?

De "Hordas", "Falanges" y "Pasionarias" se llenarán nuestras plazas una vez más.

Sonidos lejanos y sensaciones viejas inundan mis sentidos.

Me inquietan el alma y me despiertan el deseo de decir: ¡Nunca Más! ¡Basta ya! pero mi corazón me infude el fecundl silencio de la oración y la meditación. Un camino de sabiduría y magia insondable.

lunes, 25 de febrero de 2019

Del Carnaval al Silencio y el Ayuno.

Se acerca el Carnaval.
Se acerca el tiempo de la máscara.
Se acercan los días que nuestros abuelos diseñaron para que imperasen los sentidos, el dejarse llevar por la carne, por Don Carnal, como se decía de antiguo.

Controlados en constumbres y normas de comportamiento social los antiguos tenían varios días  al año para dar rienda suelta a sus pasiones. En el Carnaval.

Pero en la actualidad el sentido es muy diferente, de hecho ha perdido fuste en muchas localidades. Pues ya tenemos todo el año para dejarnos llevar por los sentidos, por las pasiones, por las vísceras.

Tal y como suena, las buenas constumbres han dejado de ser el paradigma del comportamiento para poner sobre la mesa de cada día lo que a cada uno le viene en gana. Cada uno en su casa y Dios en la de todos decían los abuelos.

De esta forma de vivir se deducen muchas derivadas de lo que ahora es el mundo y tal vez por eso lo que la gente busca ahora con pasión son retiros de silencio y ayuno que se han puesto de moda como forma sana de recuperar lo que la vida te quita.

Es la ley del péndulo. Hemos pasado de un extremo a otro. Si antes la excepción era lo Carnal, ahora lo es lo espiritual.

Si la vida es una carnaval como dice la canción, El Carnaval, es una fiesta más  de las muchas que ya tenemos. Ha perdido su fuerza revindicativa. Y parecería que el imperio de los sentidos había ganado la batalla, pero como vemos va ganando terreno de nuevo la espíritualidad, el silencio y el ayuno.

Y es que en esta vida no hay nada ganado ni perdido que todo tan sólo es transformado.

domingo, 17 de febrero de 2019

EL VOTO RESPONSABLE

En pocas semanas nos llamarán a votar.
Dicen que es uno de los signos de la democracia, que el pueblo tome la palabra para votar.

Más elegir representantes en la era tecnológica parece un contrasentido para muchas aspectos, dado que en nuestra mano tenemos un smartphone que en cada instante está enviando el información de nuestros gustos y preferencias. Así lo saben las grandes corporaciones tecnológicas y así lo utilizan para saber de nuestras preferencias y gustos. Bien se podría aplicar a la política y las elecciones.

En estas elecciones y en todas nos podemos hacer una pregunta: ¿Cómo votamos?:

¿Votamos con el corazón o con la cabeza, con el estómago o un poco más abajo?

¿Votamos contra o a favor de algo o alguien?

¿Es fruto del estudio y el análisis o de la intuición, o es un impulso, tal vez por instinto?

¿Desde la parte más emocional o desde la parte más racional?

¿Con ira y hartazgo o con serenidad y paz?

¿Por colores o banderas, ideologías o credos, por costumbre, por inercia?

¿Cómo es nuestro voto?

Ser un demócrata tiene una responsabilidad y es serlo con responsabilidad. Y para ser responsable hay que saber y darse cuenta si realmente lo somos.

¿Tú voto es responsable? Hablará de ti y será responsable de lo que ocurra en el futuro.

Adolfo Hitler fue elegido en unas elecciones.

Votar es una conquista de la humanidad. Un patrimonio intangible. Hagamos un uso responsable de él.

domingo, 3 de febrero de 2019

Taxitenientes

Los Terratenientes fueron una clase social dominante en el gobierno de lo público durante siglos.

Por méritos militares y conquistas tomaban posesión y títulos sobre inmensas proporciones de terreno en las que llegaron a tener incluso poder para impartir Justicia. Eran otras épocas. Los hombres y las mujeres para sentirse libres tenían que huir a las ciudades a los burgos donde nacería el término burgueses que acabarían en la Revolución Francesa con el peso político de los Terratenientes.

Apegarse a un trocito de terreno como un coche e intentar imponer su criterio político por el hecho de tener una concesión es una tendencia muy humana como vemos.

El "Taxiteniente" lo denomino.

La evolución es imparable. Los cambios inevitables. Más nuestros miedos a lo desconocido nos aferran con fuerza, e incluso violencia, en la defensa de un mundo que se desmorona y que se considera el sustento vital de mi existencia.

Así se comporta el "Taxiteniente"

Para muchos puede ser normal la reacción de defensa. De hecho estamos programados para la defensa mediante el instinto de supervivencia. Un programa muy reactivo y poco consciente.

En nuestras vidas hay muchas parcelas en las que nos comportamos como los "Taxitenientes" son reductos del miedo que se cosifican en nuestra vida mediante pensamientos que generan ideologías y son la fuente del enfrentamiento con otras personas o grupos.

Saber identificar esas parcelas y dejar de ser como los "Taxitenientes" es tarea de quienes quieren evolucionar hacia desarrollos humanos más