domingo, 17 de septiembre de 2017

OLVIDARSE

Perdonar pero no olvidar es el gran paradigma de la nueva sociedad y digo nueva sociedad pues la antigua la dejamos en el siglo XX. Todo lo que nos enseñaron nuestros abuelos y lo hemos dejado atrás. Así lo decidieron nuestros padres. Desecharon todo lo principal para inventar un nuevo orden.

En este nuevo orden el olvido es difícil. Por eso la mayoría de la gente no puede olvidar las ofensas generando un pensamiento rumiante, obsesivo y circular que como termita acaba minando la paz y la serenidad.

Nuestros abuelos nos enseñaron a perdonar y olvidar. Un principio básico del cristianismo. Pero como lo cristiano no está de moda nos hemos apuntado a la memoria histórica:"No se me olvida"

Esta manera de gestionar la memoria esta siendo la responsable de que revivamos continuamente lo que nos hizo daño. El resentimiento. Y como estoy programado para no olvidar, no olvido.

Bendita Confesión la de los Cristianos que son perdonados y no se les toma en cuenta el mal que hacen.

OLVIDAR, perdonar y perdonarse. Pero no nos podemos olvidar y no nos perdonamos a nosotros mismos nuestras propias faltas. Así nos va.

¿Y tú?  ¿Aún no le has perdonado después de tanto tiempo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario